De Chong, Yolo y pozole

Arturo España García / Zoon Politikon

Ayer martes 30 de septiembre, el secretario Miguel Ángel Osorio Chong recibió a manifestantes del IPN (a unos cuantos, al menos. Dudo mucho que la gargantuesca columna que se vio sobre el Paseo de la reforma haya encontrado acomodo en su totalidad en la fachada del palacio de Covián) para dar respuesta al conflicto politécnico. Este hecho ha generado gran cantidad de reacciones tanto favorables como desfavorables, y no es para menos. Veamos con calma porqué.

En primer lugar es increíblemente inusual que el secretario de Gobernación en turno reciba a manifestantes. Casi siempre se usan funcionarios menores para las ríspidas negociaciones y las malas noticias, por ejemplo, una directora general. ¿Y qué había dicho Yoloxochitl Bustamante, Yolo para la banda, al respecto? En las grabaciones que se “filtraron” se puede escuchar como con un tono bastante molesto declara que “ya obtuvieron lo que querían” y que sólo se aplazará un año la entrada en vigor del polémico Reglamento Interno… y también dice que acabado el proceso de consulta (ojo: es para consultar el reglamento, no la opinión de la comunidad al respecto pues “no se hará de nuevo otro reglamento”) entrará en vigor, que ya está aprobado y que háganle como quieran, total ni politécnicos son. Yolo.

La falta de tacto diplomático de la directora general del IPN de inmediato causó reacciones desfavorables, se llegó a manejar incluso la versión de que ya había presentado su renuncia ante la SEP, lo cual fue desmentido poco después. Sin embargo, por lo que dice y por cómo lo dice (evidentemente ceder no es algo que alegre a la Dra. Yolo) da la impresión que la idea no fue suya y que en realidad sólo se está aprestando a seguir instrucciones, aún en contra de su voluntad y su orgullo. Pero órdenes son órdenes y estaba dispuesta a acatarlas, sólo que no supo cómo hacer el anuncio. Otra vez, Yolo.

Volvamos ahora con el señor Chong. En un acto diametralmente opuesto, en plena calle y ante medios de comunicación uno de los principales colaboradores de EPN dio muestras de una capacidad negociadora y de diálogo impresionante, pero en realidad solo corrige las declaraciones de Yolo para dejar el mensaje igual. Se apresura a reconocer el movimiento, quitándoles la sombra de agentes externos; y a aclarar que su diálogo es tal, y no una farsa como la propuesta por la Dra. Bustamante. Y claro, todos sabemos que los secretarios de Gobernación no mienten pero también sabemos, y hasta nos lo recuerda Osorio Chong, que no todas las decisiones dependen de la secretaría a su cargo, hay otros poderes y estos sí podrían poner trabas en la resolución del conflicto. O sea que si al final todo queda igual, no es culpa del secretario ni, por consiguiente, de su democrático, abierto y guapo jefe, sino de otras instituciones. O tal vez acaben convenciendo a las y los estudiantes politécnicos de que estos cambios son los que se necesitan para mover a México.

*****

Un espectáculo no es espectáculo si no hay público, y el de esta ocasión no decepciona pero si deja algunas dudas. Y que conste que me refiero al público que encontró acomodo frente a la dependencia gubernamental y no a la organizada multitud (unas 50 mil personas dicen por ahí) que marchó del casco de Santo Tomás al Ángel de la Independencia.

En primer lugar ¿de dónde salieron templete y micrófono? Varias versiones señalan que fueron colocados por estudiantes. ¿Los habrán cargado durante todo el trayecto o improvisaron el escenario con material que había por ahí? No hay que subestimar la capacidad de los ingenieros del Poli, pero tampoco podemos hacerlo con las manos “generosas” de organizaciones cercanas a ciertos grupos políticos.

Por otra parte, quienes forman la valla humana atrás del secretario ¿es por seguridad o no se mueven para poder salir en la foto? Llama la atención que desde ahí se hacen exhortos para aceptar la fecha propuesta por el secretario de Gobernación para dar respuesta al pliego petitorio (viernes 3 de octubre) y la capacidad de oratoria de los 3 jóvenes que intercambian micrófono con el señor secretario, como amablemente lo llaman. Al menos uno de ellos viene de un bachillerato politécnico en el Estado de México; y no sé si se deba a la calidad de mi monitor, pero no distingo si la playera de otro es guinda IPN o rojo EPN.

El método asambleario, como bien dicen los oradores, ha permitido democratizar el movimiento y sin embargo lo que aparece en vídeo no es una asamblea. Dejan claro que una vez que haya respuesta oficial al pliego petitorio esta tendrá que llevarse a las asambleas de cada escuela para ver si son aceptadas o no, lo cual tiene bastante sentido pero resulta contradictorio con el hecho de que todo lo demás (lugar, fecha y hora de la entrega, así como la exigencia de que Osorio Chong en persona presentara el documento) se decide con los que están ahí reunidos nada más, sin consultar con las bases. Espero que estos primeros visos de protagonismo no hagan más fácil que les den Atolini con el dedini.

*****

Finalmente los medios masivos de comunicación no han dejado de congratularse del gran avance democrático que representa esta reunión. Claro, no dicen que se dejan desatendidos y sin cámaras que transmitan en vivo las investigaciones de las ejecuciones atribuibles al ejército en Tlatlaya o la jornada de violencia en Guerrero que dejó 6 muertos, una veintena de heridos y la nada discreta cantidad de 57 normalistas desaparecidos. Pero de todos los males, el más mediatizado es el que requiere mayor atención y de paso demostramos (parece que es lo que nos quieren decir) que podemos dialogar con todas las fuerzas en este país que estén dispuestas a acatar las formas, modos y tiempos del gobierno, aún si son los rebeldes estudiantes de una universidad pública.

Eso sí ¡cuidadito con salirse del huacal! Porque si se ponen de revoltoso y violentos entonces si habrá que sacar toda la fuerza del Estado de Derecho. Este 2 de Octubre (que no se olvida ni se perdona) veremos si logran separar en la opinión pública a los manifestantes bien portaditos que no participarán en la marcha histórica de los revoltosos-anarquistas-encapuchados-violentos-provocadores que seguro también se darán cita mañana. Esto no debe entenderse, de ninguna manera, como una invitación a no participar en la marcha.

El 2 de Octubre no es sólo la conmemoración de uno de los actos más crueles y detestables de la oligarquía en el gobierno, es una muestra de la organización y movilización estudiantil, pero también es ejemplo de que lo que parece un pequeño problema que solo afecta a un grupo muy determinado en la sociedad puede crecer para hacernos notar que es sólo uno de los muchos síntomas de este sistema enfermo. Es muestra también de que es la solidaridad, y no el cerrarse sobre objetivos personales o de grupo, lo que va a lograr cambios reales en la estructura social y política. Vayamos pues a la manifestación, como estudiantes de cualquier escuela; pero vamos también como empleados, amas de casa, obreros, médicos, choferes, maestros, como sociedad civil pues.

Hoy más que nunca debemos demostrar que no estamos de acuerdo con un sistema que en 46 años lo único que ha hecho es mejorar su capacidad de reprimir y engañar.

La cereza del pastel

Tanto Osorio Chong como las corrientes que invitan a no participar en las movilizaciones en conmemoración a la masacre de Tlaltelolco dicen que se debe evitar politizar la cuestión. ¿A qué estamos jugando entonces?

 

By3TgJdCIAAi3xz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s