En Peñalandia

Jondalar Cervantes / Zoon Politikon

Este es el sitio en donde la prosperidad reina, entiéndase por eso que la seguridad comienza a crecer día con día; donde los servicios como luz y gas y algunos derechos como agua, salud y vivienda, están disponibles para todo el mundo; donde la corrupción no existe. Es un lugar tan bello y perfecto y son tan bastos nuestros recursos, que podemos invitar a empresas de otros países a que ocupen parte de estos, al fin que todo esto es para mejorar, pues con esto los habitantes de Peñalandia dejaremos de pagar altas cuotas de luz y gas, y es más, somos tan prósperos que ya es oficial el proyecto del nuevo aeropuerto en la Ciudad de México.

Pero si nos ponemos a analizar, solo un poquito, sin entrar en muchos detalles, obviamente sabemos que lo anterior no es más que fantasía y una burla descarada y triste de la realidad en el país. Existiendo tantos pendientes por hacer, tantas políticas públicas que podrían mejorar significativamente la vida de los ciudadanos en el país, como por ejemplo la mejora de la seguridad pública, mejorar los servicios de luz, gas y agua, hay zonas del país que carecen de todos estos y ni mencionar la salud y vivienda, que aunque son derechos básicos son muy escasos sobre todo si nos enfocamos en las zonas rurales, y hablando de lo rural, hay varios pendientes, lo mal pagados que están los productos que cultivan, las pocas escuelas que existen, y podríamos seguir, sin embargo se destinará dinero público al que, se dice, será el aeropuerto más moderno en Latinoamérica.

Hay probabilidades favorables a que la mejora de un aeropuerto pueda generar empleos, turismo y demás beneficios, pero considere todo lo que nuestros diferentes gobernantes suelen hacer con el dinero público. No hay que ir muy atrás: la nueva línea del metro, ¿cuánto es el dinero que se ha perdido en esa obra? Aunque benéfica, está actualmente sin servicio y no están del todo esclarecidos los millones que se “perdieron” en este proyecto. Imperan los antecedentes negativos en nuestro país cuando se habla de grandes cantidades de dinero público, aunque no pretendo “echar la sal” como se dice comúnmente, tal vez en lo que trascurre esta obra observe noticias como “Obra atrasada….”, “Desapareció millones de pesos que se supone se destinarían al aeropuerto” ¿Acaso esto es nuevo? ¿Es garantía que el dinero que se diga que se invertirá en dicha obra se respete tal cual, que no habrá fallas y retrasos en la obra? ¿Podemos confiar en que no existirán actos corruptos? ¿Qué podemos esperar, la sociedad, de todo esto? ¿Por qué permanecemos ausentes de estos temas? ¿Acaso ya pertenecemos a Peñalandia y estamos contentos así? ¿O solo nos queda indignarnos y esperar a que las cosas mejoren?

Saving-Mexico-meme101

Desgraciadamente no solo la clase política es la única que habla y no hace nada. Alguna vez se habló de una nueva revolución ¿Lo recuerdan’ #YoSoy132 Parecía que en la nueva coyuntura donde el desacuerdo por el ahora presidente era tal que en las tantas reuniones en universidades, al final de las marchas, se nos hablaba de esta supuesta revolución, todo pintaba para otro tipo de movimientos. Se consiguió un espacio en Foro Tv donde se hablaba “de manera crítica” de las demandas de aquel casi inexistente movimiento.
Supongo que triunfaron las viejas prácticas del PRI, estas en donde se compra al opositor con un buen cargo para que deje de movilizarse, para que la amenaza desaparezca, estas prácticas clientelares que ahora tiene este “Nuevo PRI”.

Otro ejemplo: ¿recuerdan el constante bombardeo de notas sobre el narcotráfico? Hoy son muy pocos los medios que tocan este tema, ¿Desapareció? En el informe se dijo: “84 de los 122 delincuentes más peligrosos ya no representan una amenaza para la sociedad (…) con estos esfuerzos institucionales la violencia se está reduciendo”. Se habló de la reducción del robo, de una disminución al secuestro en 7%, a una disminución a la extorción al 20%, el robo a transeúntes disminuye 20%, entre otros y de manera breve, dice: “En los Estados en que ha sido necesario reforzar la presencia de fuerzas federales, se ha brindado todo el respaldo institucional y este seguirá, es importante señalar que en esos Estados hay mejoras relevantes en sus condiciones de seguridad”. ¿Y el narcotráfico? ¿Con la captura de esos 84 delincuentes es suficiente? ¿Por qué ya no se habló del narcotráfico? La desaparición de este tipo de noticias tienen la finalidad de hacernos creer que, en efecto, está existiendo un cambio con tendencia positiva, esta es una de las viejas prácticas del PRI, “sino se dice nada del tema es que no existe”, Los medios de comunicación (sobre todo los televisivos) son un factor importante para el gobierno, ¿Podemos hablar de una verdadera libertad de expresión? Pero, esto son solo divagaciones, recuerde: “Ven, si estamos cumpliendo, México está avanzando”.

¿Y qué hay de la izquierda institucional en el país? ¿Podemos hablar de una izquierda institucional? ¡Claro! Esta Andrés Manuel López Obrador con MORENA. También tenemos a nuestro ya famoso Jefe de Gobierno del Distrito Federal Mancera. Ellos no forman parte de Peñalandia, al menos eso dicen, AMLO ya puede jubilarse con la cantidad que tiene para su partido. Bien es sabido que el PRD y él ya no congeniaban bien. Probablemente AMLO se encuentre en la decepción total con las noticias que corren sobre las elecciones internas del PRD, que por cierto es un partido de izquierda “que no se suma a las prácticas corruptas de los demás partidos”. Que desilusión fue escucharlo el día que se anunció su derrota ante EPN, “Vamos a esperar” y después casi desapareció y ahora formó su partido. Mientras tanto, Mancera pide paciencia a los capitalinos diciéndonos que pronto se aumentará el salario mínimo, que lo del “Hoy no circula” es por nuestro bien. Que desagradecidos somos ¿verdad? Y para que seguir con más ejemplos de izquierda. ¿Existe en verdad diferencia entre la izquierda y la derecha institucionales? En los discursos parece que sí, pero las acciones distan mucho de esos discursos.
¿Cuál es el camino a seguir? Si no se es parte de Peñalandia, el ver a la izquierda institucional en estos momentos tampoco inspira mucha confianza. Lo dicho anteriormente es solo una manera de ver la ineficiente clase política que existe en el país. Tal vez estamos tan dentro del sistema que ya no reconocemos que nos hemos vuelto poco participativos, poco interesados en la política, incluso corruptos. “¿Para qué actuar si nadie más lo hará?” Es la apatía algo que reina en el pensamiento del país o ¿con el PRI en el poder le tenemos miedo a la represión manifestándonos libre y pacíficamente?

Qué desgracia que existan antecedentes tan crudos para poder responder que sí esta última pregunta. Sin saberlo, sin quererlo, hoy, somos partes de Peñalandia, y si no existen movimientos en contra me hace suponer que se vive en este mundo donde todo es perfecto… pero es claro que no es así, no podemos decir que los movimientos en contra no existan, nuevamente vemos las practicas viejas en lo que se supone es un nuevo proyecto, han sabido reprimir, callar, ocultar todos aquellos que claman por un México mejor, no los encontrará nunca en las noticias, y si las encuentra se les dirá que “ solo unos cuantos inconformes….”
Pero en las redes sociales existe un claro desacuerdo a la fantasía de Peñalandia. Si lo de las redes sociales se pasara en verdaderas acciones ¿Habría constantes manifestaciones? El desacuerdo existente en la mayoría pero está dedicado a burlas, videos donde el Ejecutivo se equivoca al decir fechas o nombres de personajes y su forma de pronunciar el idioma inglés, pero muy pocos a la discusión crítica, al debate, al esclarecimiento de cuentas. Muchas quejas, pero nada más.

Ya estamos lejos de la idea de “la nueva revolución” en donde se decía que no se permitiría la entrada de EPN, que la sociedad se uniría, pues, en la idea de esta revolución la memoria colectiva prevalecería, ¿Cómo olvidar los 70 años de mal gobierno del PRI? Antes de los resultados del 2012, en universidades principalmente, las movilizaciones eran constantes, los discursos, pero todo se fue diluyendo. ¿Nos desencantamos de la política en el país? ¿Resignados? ¿Temerosos a manifestarse?

Esto es sólo el comienzo de este proceso desigual y mórbido que llevará a nuestro país a más pobres, menos oportunidades, menos servicios, con precios más elevados, mayor inseguridad y sobre todo, menor democracia. Un proceso que lleva dos años en el poder, que nos pretende hacer creer que en el país vamos avanzando, siendo claro, inicio con las Reformas ya aceptadas y puestas en movimiento, argumentando que esto es lo mejor para México, apenas van dos años, faltan cuatro. ¿Realmente cree en Peñalandia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s