Nuevos Partidos Políticos, de Jondalar Cervantes Gutiérrez

Jondalar Cervantes Gutiérrez / Zoon Politikon

72526.png

¿Hacia una democracia de “la minoría más grande”?

Es innegable que la información que recibimos día a día de los distintos medios de comunicación (televisión, radio, Internet) está en constante movimiento. De tal manera que hay acontecimientos que rápidamente se extinguen y vivimos al día con nuestra información. Hay noticias que acaparan días a los medios, y no se puede negar la importancia de éstos, pero hay hechos importantes que pasan desapercibidos y no deberían ser ignorados.

A diferencia de muchas noticias, el hecho de que ahora se hayan integrado tres nuevos partidos no duro mucho, ¿Acaso no es importante? ¿Marcará alguna diferencia para la ciudadanía? ¿Para la democracia en el país?

Explicar el funcionamiento de la democracia en nuestro país es muy complejo y existen diferentes posturas. ¿Por qué hablar de una democracia de la minoría más grande?

En nuestro país la participación al momento de votar no siempre es muy grande. Hay elecciones en los cuales los ganadores lo hacen sin tener el 50% de participación ciudadana, y además de ésta poca participación las elecciones son por lo general muy reñidas entre dos o tres partidos, generalmente los partidos grandes PRI, PAN y PRD, o una estrategia que les sirve a los partidos pequeños como las coaliciones.

Mostraré un par de ejemplos: si observamos los resultados de las elecciones presidenciales del 2012 veremos que entre los partidos más grandes la distancia no es mucha: PRI, PVEM 38.59%, PRD, PT, MC 31.59% PAN 25.41% y PNA 2.29% este es un ejemplo que ilustra la minoría mas grande o mayoría relativa, el ganador tiene los votos suficientes del porcentaje de la población que votó.

Realizar un análisis de las elecciones, por ejemplo de gobernador en diferentes Estados de la Republica, sería algo muy extenso, pero si se le realiza se podrá observar un patrón similar al del anterior o más crudo aún, pues, en varios casos se verá que los partidos grandes tienen la mayoría de los votos repartidos y con diferencias muy cortas entre ellos. En las elecciones de gobernador pasadas en el DF con el PRD, el PRI en el Estado de México y de igual manera en Chiapas con el PRI son de los pocos ejemplos en los que los resultados electorales beneficiaron ampliamente con más del 60% de los votos.

No pretendo realizar un análisis exhaustivo sobre las elecciones y la participación ciudadana, pues, aunque hice mención sobre vencedores contundentes, hay ejemplos como el del Estado de México que no se llegó al 50% de participación electoral.

Ya desde hace casi un mes hay tres nuevos integrantes en la vida política del país: Morena, Encuentro Social y el Partido Humanista. Muchos ven con buen futuro a Morena más que los otros dos, pero el aumento de partidos no hará más que seguir generando esta tendencia a la minoría más grande, a costosas elecciones, promesas que nunca llegarán. Probablemente veremos a estos partidos en coaliciones tratando de sobrevivir las futuras contiendas políticas.

El aumento de partidos en efecto aumenta la capacidad de representar la diversidad de los electorados pero no así la gobernabilidad ni la eficiencia política. Y esto es por lo ya mencionado. El aumento de representantes diversifica más a la población, creando que los ganadores tengan solo una cantidad de votos suficiente a las de su adversario. Muy lejos de la creencia democrática de que el pueblo o los ciudadanos gobiernan, un pequeño sector de esta ayudan a que su candidato sea el vencedor y esto, obviamente no garantiza el cumplimento y el derroche de las promesas realizadas en campaña.

Incluso, además de lo que ya he señalado, ingresos públicos son dirigidos a estos nuevos partidos políticos. Las campañas electorales se han convertido en grandes circos en donde los representantes de los diferentes partidos buscan llamar nuestra atención jugando con las esperanzas de muchos electores, “aumentaremos el empleo”, “no más corrupción” “Acabaremos con la delincuencia”. “Mejores oportunidades para todos” “Mejores servicios de salud y de vivienda” ¿Se les hacen conocidas estas frases? Todos los partidos políticos han gobernado sino como representantes del país sí en varios Estados, ¿Hay algún Estado que sobresalga por cumplir con todo lo anterior? ¿Hay algún partido que cumpla al cien por ciento con lo que dice en campaña?

Eduardo Revilla (1) dice algo muy cierto, la ciudadanía es rehén de una partidocracia ineficiente, corrupta y costosa. A los partidos políticos no les interesa la aprobación mayoritaria de un estado o del país, buscan tener la cantidad de votos suficientes que les permita llegar al poder. ¿Qué pasaría sin en vez de este sistema electoral que tenemos, una vez elegidos los dos contendientes con mayor votación se diera una segunda vuelta para en verdad establecer una mayoría absoluta?

Con el pasar del tiempo podremos ver si estos nuevos partidos políticos están destinados a algo importante, si desaparecerán, o apenas vivirán con los suficientes afiliados y derrochando (como ya lo hacen los otros partidos) el gasto público que bien podría funcionar para mejoras a los ciudadanos.

Este sistema “democrático” le conviene únicamente a los partidos, mantiene divididos a los electores, se obtiene un triunfo con un mínimo de participación y quienes dictan quien gana son también un pequeño sector y para concluir, este sistema crea un desencanto a los electores: ¿Por qué votar si de todas formas no cumplirán sus promesas? ¿Para qué votar si todos son corruptos? ¿Para que votar si nada cambia y al contrario todo se encarece, todo empeora para los ciudadanos?  dice algo muy cierto, la ciudadanía es rehén de una partidocracia

1.-  El Economista, véase “Nuevos partidos políticos ¿Nuevos impuestos?”

Un pensamiento en “Nuevos Partidos Políticos, de Jondalar Cervantes Gutiérrez

  1. Si bien entiendo el sentido de la nota, y desde el punto de vista más estricto de lo que se entiende por democracia y del papel que juegan los ciudadanos, pareciera que el problema es sólo de los partidos y de sus integrantes, pero cuantos de nosotros votamos, en las elecciones, cuantos analizamos las propuestas antes de votar, cuantos nos tomamos el detenimiento de analizar el trabajo del funcionario electo, cuantos hemos ejercido un voto de castigo para aquel partido que no cumplió, los políticos no son extraterrestres, sólo son un bloque representativo de nuestra sociedad que refleja la cultura de nuestro país.

    Finalmente felicidades al autor y espero que sus próximos análisis sean más profundo y que empiece a crear una verdadera ciencia política, o a aún más que nos plantee una verdadera filosofía política.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s